Derrota en Torrejón para acabar la temporada

Osasuna Magna despide la temporada 22/23 con un partido en Torrejón que refleja a la perfección lo sucedido durante todo el curso. Los de Imanol Arregui, que llegaban con las bajas de Linhares, Roberto Martil y Carlos Vento, cuajaron un igualado partido ante Movistar Inter. Sin embargo, la falta de gol hizo que los de Pamplona no pudiesen hacer frente al potencial ofensivo del rival.

El inicio de partido fue intenso, como se preveía, con dos equipos valientes sobre la pista y en el que cometer errores pasaba factura. Un golpeo de Ion Cerviño tras robo de Juninho en la frontal fue la primera ocasión de los verdes. Antes, Aitor había estado muy ágil para enviar a córner un potente golpeo local. Bynho en acción de estrategia y Mendive a continuación también generaron claras ocasiones para los nuestros, pero les faltó puntería. Alcanzado el minuto 8 de juego una pérdida en media pista casi la aprovecha Raya en el segundo palo, pero no alcanzó el balón por centímetros. De hecho, se llevó la portería por delante. Tampoco Tripodi supo beneficiarse de una nueva pérdida. Los locales corrían mucho en transición y obligaban a Xota a un rápido repliegue, hasta que en una de esas internadas por banda izquierda visitante, un disparo de Pacheco lo tocó ligeramente Cecilio para desviar el balón y evitar que Aitor pudiese detenerlo. A continuación Imanol Arregui solicitó tiempo muerto para recolocar a los suyos.

Tras la pausa técnica Dani Zurdo intentó sorprender con un disparo desde la frontal. No se lo pensó el seis de Xota pero Jesús realizó una gran intervención ajustada al palo. Del posible empate se pasó al 2-0 de Raúl Gómez, tanto que llegó en el minuto 12 tras una veloz penetración por el perfil izquierdo. Ajustó el balón lo suficiente como para pegar en la madera y subir al marcador. Respondió Bynho con una buena jugada personal que acabó con disparo fuera y luego fue Mendive quien también remató desviado por centímetros. Entre ambos remates Toni pidió mano dentro del área tras un balón picado del mostoleño que interceptó un defensor.

Estaba bien Osasuna Magna, tanto que el técnico local tuvo que pedir tiempo muerto. Una vez reanudado el juego era Cecilio quien se topó con Aitor, tanto que el balón despejado por el meta navarro acabó en el larguero. Sin embargo, en el siguiente ataque local, de nuevo Cecilio, esta vez no erró y puso el 3-0 a cuatro minutos para el descanso. No se iba a venir abajo Osasuna Magna, que en ningún momento le perdió la cara al partido. Así, en el 17 de partido Dani Zurdo cazaba un balón dentro del área y colocaba el 3-1 al tiempo de vestuarios. Un gol que mantenía a los navarros en la disputa por la victoria. En ese tiempo antes del descanso otra vez Dani rozó el 3-2, pero la defensa local salvó en la línea una vez Jesús superado.

Ya en la segunda parte Movistar Inter salió más prudente, bien posicionado en cancha propia ante la circulación foránea. Con seis minutos transcurridos Garioca despejaba un potente envío de Raúl y luego era Eric Martel el que bloqueaba otro buen disparo del brasileño. A pesar del dominio verde había que estar muy atentos atrás, donde una salida en falso de Aitor la tuvo que arreglar Fabiño despejando en boca de gol ante la llegada de Pacheco. Otra llegada local la protagonizó Eric Martel con un potente remate a la escuadra.

Quedaban 10 minutos y el partido estaba bonito, abierto y con opciones de gol en ambas porterías. Así, Bynho recuperó un balón en media pista y se plantó sólo ante Jesús, pero su remate se marchó desviado. Podía haber sido el 3-2 de Osasuna Magna, pero lo que sucedió en la siguiente jugada fue el 4-1 de Rafa López. Movistar Inter no perdonaba, mientras que los nuestros si lo hacían en exceso, como todo el año. También Ion Cerviño mandó un balón a la escuadra y Neno en los minutos que jugó quiso desnivelar por su banda, pero un centro de éste al segundo palo no lo remató nadie. Imanol también optó por dar minutos a Íñigo Fernández. Todo el banquillo, a excepción de Asier Llamas, gozaron de oportunidades.

A seis minutos del final Osasuna Magna ponía en liza el portero jugador, con Raúl Rocha al mando. Movía bien la pelota el equipo de Irurtzun, pero Jesús iba a desbaratar las intenciones del equipo. Las más claras protagonizadas por Bynho y Fabinho. Ambos remates prácticamente en boca de gol, pero los reflejos y la anticipación del meta evitaron más goles en el marcador. También Raúl salvó sobre la línea y contragolpe local.

En definitiva, derrota demasiado abultada para los visto en el parqué, donde con un solo gol anotado es muy difícil ganar.

Share on whatsapp
Share on facebook
Share on twitter
Share on email