Otra vez en el último minuto (2-2)

De nuevo el último minuto le ha costado a Osasuna Magna dos puntos más a su favor. Si ante el Ribera Navarra el empate visitante llegó a 8 segundos del final, en esta ocasión ha sido a 22 segundos. de la conclusión, cuando Juninho se introducía en propia meta un balón rebotado. Otra vez los de Imanol Arregui hicieron un esfuerzo descomunal ante un rival de máximo nivel como es Jimbee Cartagena y que buscaba la victoria para colocarse segundo en la tabla. Por su parte, los de Irurtzun querían ganar para volver a hacerse fuertes en Anaitasuna y dar un paso más en la lucha por la salvación, que está cada día más cerca.

En los primeros 20 minutos los 1.810 aficionados presentes en la grada vivieron un duelo igualado, como cada partido de la Primera División. Con solo dos minutos disputados Dani Zurdo tuvo la primera llegada del partido, con un balón interior que tras controlar y perfilar hacia portería no pudo superar a Chemi. Respondió después Cartagena con un golpeo de Bebe a lanzamiento de falta que Asier Llamas despejó con solidez. De nuevo el segundo capitán del equipo demostraba estar a un gran nivel bajo palos. Así, a los 6 minutos acabó llegando el 1-0 de Toni Escribano, en una jugada personal que el de Móstoles acabó picando ante la salida del meta. Gol de muy bonita factura para poner por delante a los nuestros. Instantes después sería Bynho el que estuvo apunto de anotar el 2-0, pero su remate raso salió desviado por centímetros.

Del posible 2-0 se pasó al posible empate, pero tras una parada de Asier ante Motta, era Fabinho el que salvaba sobre la línea ante el disparo de Fabi. Los visitantes tenían peligro en las acciones al contragolpe, más cuando Osasuna Magna tenía alguna pérdida o no cerraba bien a la hora del repliegue. Tampoco dudaban lo más mínimo en buscar disparos de zona exterior cuando el Xota se hundía dentro de su área. A pesar de esas acciones murcianas, Osasuna Magna llegaba con claridad en ataque, aunque faltos de entendimiento por momentos. Tanta era la claridad de los verdes que Duda tuvo que pedir tiempo muerto para recolocar a los suyos a falta de 10 minutos.

El partido estaba bonito, con intensidad, velocidad, pero en una acción de estrategia acabó llegando el 1-1 de Marinovic. Un saque de esquina al segundo palo y que nadie atendió a cortar, le acabó llegando al goleador para de potente golpeo anotar el empate. Tras ese gol Osasuna Magna tuvo algunos instantes de desconexión, aunque los aficionados respondieron con sus ánimas. Además, Cartagena vio dos faltas prácticamente consecutivas y le puso en bonus, pero el doble penalti no acabó llegando.

Al paso por vestuarios el partido no tenía un dominador claro, sin demasiadas ocasiones, Otra vez los porteros tomaban protagonismo con un regate de Marinovic al que Asier supo responder. Después Chemi salvaba a los suyos en el palo corto tras un potente lanzamiento en conducción de Linhares. Esas acciones resetearon el partido y llegados al 32 de juego Duda optó por el portero jugador. En su primera posesión Raúl casi anota desde lejos. Iba a responder con la misma valentía Imanol Arregui, aunque fue tras un balón que Fabinho salva en la línea, cuando Asier recoge la pelota y desde propia puerta manda un balón aéreo que acaba entrando a gol. 2-1 y fiesta total en el pabellón del barrio de San Juan. Ese gol llegó en el minuto 38, lo que hacía presagiar un final de infarto, a los que la parroquia del CD Xota están muy acostumbrados. Cabe destacar que antes del gol de Asier, Raúl había probado fortuna con un disparo a la cruceta.

Anaitasuna pitaba cada posesión rival y aplaudía a los suyos en cada esfuerzo, en casa balón dividido y fue en un rebote, cuando Cartagena logró el 2-2. Osasuna Magna defendía con todo y en esa telaraña de piernas verdes el fútbol sala volvió a ser muy cruel con los navarros, que veían cómo el empate llegaba a 22 segundos del final. Hubo tiempo para dos posesiones más, pero no dieron resultado y el partido acabó muriendo con reparto de puntos.

PARTE MÉDICO TRAS EL PARTIDO

Roberto Martil y Bynho acabaron con molestias físicas, que en palabras de Imanol Arregui podrían ser sendas roturas de fibras. Ahora deben pasar 48 horas para realizar las pruebas médicas en la Clínica Universidad de Navarra y conocer el alcance real.

Share on whatsapp
Share on facebook
Share on twitter
Share on email